Fe y Crecimiento

Si estás jugando jueguitos con tu pecado, ¡para!

Ir a las preguntas

Se ha visto muchas personas que parecen estar caminando con Dios sin embargo, de repente cometen un gran pecado como tener una aventura fuera del matrimonio o divorciarse de su cónyuge. Sin embargo, todavía siguen jugando el papel de cristiano, asiste a la iglesia, y actúa como si todo fuera color de rosa. ¿Qué está pasando?

[Relacionado: ¿Es mi pecado realmente un problema?]

Lo más sobresaliente del video:

  • 1 Juan 1:10 dice: “Si afirmamos que no hemos pecado, llamamos a Dios mentiroso y demostramos que no hay lugar para su palabra en nuestro corazón.” Muchos de nosotros podemos hacer “a Dios un mentiroso”, actuando como sí nuestros pecados no fueran pecados. Hemos caído en una condición de falta de veracidad. Estamos metiéndonos a nosotros mismos.
  • Algunas personas disfrutan de los beneficios del pecado y lo quieren más que honrar a Dios. “El pecado es divertido”, pero sólo por una tiempo. Hasta que te das cuenta que te has dañado a ti mismo y a los que te rodean. Cuando caminamos en un patrón de pecado, subestimamos las consecuencias que nuestras acciones nos traen y traen a los que nos rodean.
  • Las personas también pueden convencerse de que Dios está bien con el pecado, justificando que la única opción era tomar el curso de acción pecaminoso jugando a la víctima. Y es que seguido nos gusta jugar a la víctima. Cuando hacemos esto, estamos racionalizando el pecado.
  • Para que una persona llegue a ser insensible hacia el pecado, a menudo es porque no han sensibilizado su conciencia para con Dios. Ellos no tienen una vida rica de oración. Ellos no ayunan. No estudian la Biblia. Se presentan a la iglesia por obligación y por dentro ya se han ido mientras están allí. No trabajan en la obra. No dan. No le dicen a las personas que conocen de Jesús ni se ofrecen a mentorear y discipular a otros.
  • Es difícil “fingir” tu fe cuando estás viviendo la vida con otros cristianos y mentoreando y sirviendo a otros. Esta es una de las razones por las que debemos estar conectados con otros creyentes – dar cuentas y la confesión.

Si estás jugando jueguitos con tu pecado, ¡para! No solo confiesatelo a ti mismo. Confiesaselo a Dios y confiesaselo a un amigo de confianza o mentor que tiene tu bienestar espiritual en mente. Confía que Dios honrará tu fidelidad y te proveerá vías para que escapes del pecado.

1 Corintios 10:13 Las tentaciones que enfrentan en su vida no son distintas de las que otros atraviesan. Y Dios es fiel; no permitirá que la tentación sea mayor de lo que puedan soportar. Cuando sean tentados, él les mostrará una salida, para que puedan resistir.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Cómo sabes si algo es pecado o no?
  4. “El pecado es divertido, pero sólo por un tiempo.” Explica por qué estás de acuerdo o en desacuerdo con esta declaración.
  5. Lee 1 Juan 1:10.Sé valiente: ¿has “hecho que Dios sea un mentiroso” al negar o racionalizar el pecado o los patrones pecaminosos en tu vida? Si es así, ¿por qué te niegas estas cosas?
  6. Lee 1 Juan 1:9. ¿Quiere Dios que neguemos o racionalizemos nuestro pecado? Explica por qué o por qué no.
  7. Lee Santiago 5:16. ¿Por qué debemos confesar nuestros pecados unos a otros?
  8. ¿Cuáles son algunas personas de confianza en tu vida a las que podrías confesarles tus pecados y a quienes rendirles cuentas para avanzar? ¿Por qué estas personas son dignas de confianza?
  9. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

ENLACES Y DESCARGAS