Fe y Crecimiento

El problema no es que no tenemos tiempo suficiente para Jesús. El problema es que no hacemos tiempo para Jesús.

Ir a las preguntas

Esta es la parte 4 de 5 en la Serie La historia de la Navidad según las personas que verdaderamente estuvieron presente.


¿En qué te centras en Navidad? La mayoría de nosotros nos centramos en comprar regalos, ir a fiestas, y tratar de terminar las cosas en el trabajo a finales del año. Hay una buena posibilidad de que puedas pasar tanto tiempo centrado en todas estas cosas en Navidad que pierdes el punto principal de las festividades: Jesucristo. Lo que es sorprendente es que lo mismo sucedió en la primera Navidad:

Lucas 2:7 (NVA-2015)porque no había lugar para ellos en el mesón

Probablemente has escuchado esta historia anteriormente. José y María estaban en Belén a causa de un censo romano. Cuando llegaron a Belén, la ciudad estaba llena y no encontraban un lugar para quedarse. Un mesonero los despidió porque no había lugar para ellos en el motel local.

A pesar de que esa es la forma típica en que se cuenta la historia, no es necesariamente lo que pasó. La palabra traducida como “mesón” también puede referirse a la habitación superior y acabada de una casa. Si esto es lo que Lucas quiere dar a entender, entonces el dueño era un pariente de José. Él no tenía ningún lugar para José y María para que se quedaran arriba, así que tuvieron que permanecer en la parte baja, fría y sin terminar de la casa donde estarían los animales. Sin importar los detalles, el dueño del mesón nos enseña algunas lecciones importantes que debemos recordar en Navidad.

Es fácil pasar por alto a Jesús

Si el mesonero hubiera entendido quién era Jesús, entonces él habría hecho arreglos diferentes. Habría desalojado a algunos de sus otros inquilinos para hacer espacio para el Salvador del mundo. Podemos cometer el mismo error que el mesonero. Vemos a Jesús por todas partes durante la Navidad: en tarjetas, en papel de regalo, en villancicos, y en los pesebres. Pero ¿realmente entendemos quién es Jesús? Él es Dios en la carne. Él es el Salvador del mundo. Es fácil pasar por alto a Jesús porque no esperamos que Dios llegue como un bebé, nacido en una familia pobre en alguna parte desconocida de la tierra. Sin embargo, esto es lo que verdaderamente ocurrió.

[Relacionado: Repensando el nacimiento de Jesús]

Es tentador olvidarse de Jesús

El mesonero le dio la espalda a Jesús. Él no quería ser molestado teniendo que hacer espacio para él. No sotros también podemos apartar a Jesús también. Hay una posibilidad de que reconozcas que hay algo especial en Jesús. Lee cuidadosamente la historia de la Navidad, y es posible que percibas que Jesús es realmente lo que todos dicen que es. Y eso es un pensamiento aterrador. Si Jesús es realmente Dios y Señor, entonces eso significa que tienes que escucharlo. Esto significa que Jesús espera que cambies tus prioridades y planes para tu vida. A pesar de que pueda que de miedo, es realmente lo mejor para ti. Jesús vino para darte una vida de alegría y propósito.

Juan 10:10 El propósito del ladrón es robar y matar y destruir; mi propósito es darles una vida plena y abundante.

[Relacionado: Una breve historia de la Navidad]

Es común estar demasiado preocupado por Jesús

En la primera Navidad, literalmente no había lugar para Jesús. Desde entonces, ha sido de la misma manera cada Navidad. Estamos tan ocupados en Navidad que incluso mientras lees esto probablemente estás pensando en todas las cosas que hay que hacer. Y es probable que no pienses que no tienes ni un solo momento para Jesús en tu vida. El problema, sin embargo, no es que no tengas un lugar para Jesús. Es que no has hecho lugar para Jesús. Necesitas hacer espacio para él para experimentar el poder de Jesús en tu vida. Esto significa que tienes que hacer tiempo para escucharlo a través de la lectura de la Biblia, adorándolo en la iglesia, y aprendiendo de él con los demás. La realidad es que si necesitas hacer espacio para algo o alguien en tu vida, ¡debe ser para Jesús!

Hebreos 12:2 (RVA-2015) puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Te sientes más cerca de Dios durante las festividades o más desconectado de él? ¿Por qué crees que pasa?
  4. Lee Lucas 2:1-7. ¿Cuáles son algunas de las excusas que el dueño de la posada habrá dado para no hacer lugar para Jesús?
  5. ¿De qué manera el hecho de estar familiarizados con la historia de Navidad hace que sea difícil que seamos desafiados por su mensaje?
  6. ¿Cuáles son algunas de las excusas que podemos ofrecer acercarnos más a Dios en la Navidad?
  7. Lee Lucas 2:11. ¿Cómo le explicarías a alguien que no está familiarizado con la historia de Navidad que Jesús es “Salvador”, “Mesías” y “Señor”?
  8. ¿Te has sentido intimidado por la demanda de Dios en tu vida? Explica.
  9. ¿Cuáles son algunas cosas nuevas a las que les has hecho espacio en tu vida en el último año? ¿Qué tuviste que sacrificar para hacerles espacio?
  10. Lee Apocalipsis 3:20. ¿Qué nos enseña este versículo acerca de Jesús? ¿Qué dice acerca de la actitud de Dios hacia nosotros?
  11. ¿Qué es lo que hay que hacer para hacerle espacio a Jesús este mes y todos los meses del año?
  12. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: