Vida y Relaciones

Incluso a través de toda la controversia y reacción violenta de la redefinición del matrimonio, se ha dicho poco o nada sobre para qué es el matrimonio en primer lugar.

Ir a las preguntas

Esta es la lección 1 de 2 en la serie Amorología.


Este tema es una adaptación del canal de Jefferson Bethke en YouTube.

Incluso a través de toda la controversia y reacción violenta de la redefinición del matrimonio, se ha dicho poco o nada sobre para qué es el matrimonio en primer lugar. John Mark Comer nos da algunas pautas útiles para pensar acerca de este tema.

El primer matrimonio

Según la Biblia, el primer matrimonio fue instituido por Dios, después que creó a Adán, el primer hombre, y Eva, la primera mujer.

Génesis 2:24 Esto explica por qué el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su esposa, y los dos se convierten en uno solo.

El texto de Génesis 2 da varias razones para el matrimonio de Adán y Eva.

Amistad

Dios observó que “no es bueno que el hombre esté solo”, por lo que creó a Eva para ser una “ayuda” (¡la palabra hebrea no significa “esclavo” o “servidor”, debido a que la misma palabra es a veces aplicada a Dios mismo más adelante en la escritura!) y amiga de Adán. Uno de los principales propósitos de la creación fue que los seres humanos vivan en relación armoniosa con Dios y unos con otros.

Génesis 2:18 Después, el Señor Dios dijo: “No es bueno que el hombre esté solo. Haré una ayuda ideal para el”.

Para la “jardinería”

Génesis 2:15 El Señor Dios puso al hombre en el jardín de Edén para que se ocupara de él y lo custodiara;

Los seres humanos fueron creados para cuidar el orden de la creación de Dios, pero hay más en juego que simplemente tener buena mano en la agricultura. Dios no creó a los seres humanos simplemente para sentarse sin hacer nada, pero para vivir con un propósito. La relación es la primera razón por la que Dios creó a los humanos, pero otra razón era que los seres humanos vivieran con un propósito, trabajando hacia metas superiores que ellos. Ese primer “propósito superior” era cuidar la creación de Dios en la tierra.

[Relacionado: ¿Necesitan los cristianos preocuparse por el medio ambiente?]

Sexualidad y la familia

Los seres humanos fueron creados como seres sexuales. Esto no sólo es una actividad para nuestro propio placer y el disfrute dentro de los límites del matrimonio, pero también es el método de la procreación humana.

Génesis 1:28 Luego Dios los bendijo con las siguientes palabras: “Sean fructíferos y multiplíquense. Llenen la tierra y gobiernen sobre ella. Reinen sobre los peces del mar, las aves del cielo y todos los animales que corren por el suelo”.

El plan de Dios fue que Adán y Eva vivieran en armonía con él y con los demás y que crecieran en número. En un mundo perfecto sin pecado, esto habría significado largas generaciones de familia que se cuidaría entre sí, criando a los niños, y viviendo como una comunidad armoniosa.

[Relacionado: ¿Cómo está tu vida sexual en el matrimonio?]

Llegar a ser como Jesucristo

El matrimonio nos refine a ser más como Jesucristo, que es Dios en carne y la imagen misma de Dios. Los cónyuges se deben impulsar y animar unos a otros a ser más como Jesús. Los cónyuges no pueden (o ¡no deberían!) esconderse el uno del otro. Vemos en el otro, tanto nuestro mayor potencial para el bien como nuestros lados malos.

El problema y la solución

El problema con el matrimonio es que la mayoría de la gente se casa para “ser feliz” cuando en realidad la felicidad es el subproducto de un matrimonio saludable. Y si en entramos en nuestra relación matrimonial con el entendimiento de que estamos aplicando para un trabajo como socios en la vida (amistad), socios en la familia (la sexualidad), como co-“jardineros” (dedicándonos a los propósitos superiores de Dios para la relación matrimonial – sea lo que sea que eso únicamente signifique para ustedes) y como “piedra afilada”  para ayudarnos a crecer más cerca de Dios al mismo tiempo que llegamos a ser más como Jesús, entonces vamos a ser felices como consecuencia.

El matrimonio no se trata de ser feliz, aunque la felicidad surge como resultado. El matrimonio cristiano se trata de vivir a cabo los propósitos finales de Dios para el matrimonio. Se trata de llegar a la relación con la voluntad de amar a la otra persona auto-sacrificialmente en los términos de Dios.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. Si estás casado, ¿cuáles fueron tus razones para hacer ese compromiso? Si estás considerando a casarte, ¿por qué quieres hacerlo?
  4. Juan dice: “Si el punto de que tu matrimonio es tu matrimonio, se autodestruirá.” Explica por qué estás de acuerdo o en desacuerdo con esta afirmación.
  5. ¿Cuál de los cinco puntos arriba mencionados es el más fuerte en tu matrimonio? ¿Cuál  es el más débil? Explica.
  6. ¿Estás de acuerdo que la felicidad es el subproducto de un matrimonio saludable? Explica.
  7. ¿Cómo es la felicidad en el matrimonio? Haz una lista.
  8. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: