Fe y Crecimiento

“Consumado es”. Estas son palabras increíblemente significativas- Quizás las más significativas en toda la vida de Jesús.

Ir a las preguntas

Esta es la lección 2 de 5 en la serie Enriquécete. Ver también la Edición Infantil y la Edeción Juvenil  de esta lección.


Las últimas palabras de cualquier persona son importantes, pero las últimas palabras de Jesús, obviamente, tienen un significado único. Justo antes de que respirara su último aliento, Jesús pronunció la frase “todo ha terminado” o como dice la Reina Valeria: “Consumado es”

Juan 19:28-30 Jesús sabía que su misión ya había terminado y, para cumplir las Escrituras, dijo: “Tengo sed”. Había allí una vasija de vino agrio, así que mojaron una esponja en el vino, la pusieron en una rama de hisopo y la acercaron a los labios de Jesús. Después de probar el vino, Jesús dijo: “¡Todo ha terminado!”. Entonces inclinó la cabeza y entregó su espíritu.

Esa frase es en realidad la traducción de una sola palabra, “tetelestai”, en el idioma original de la Biblia. Esta palabra rica y cuidadosamente elegida está llena de un significado poderoso. Vamos a explorar algunas de las facetas del significado de esta palabra.

Tetelestai – El sacrificio ha sido cumplido

Todo judío allí presente habría reconocido al instante esta palabra como el equivalente de una frase en hebreo que fue utilizada en el sistema de sacrificios del Antiguo Testamento. Cada año, en la fiesta judía llamada El Día de la Expiación, el Sumo Sacerdote entraba en el templo y hacía un sacrificio especial por los pecados del pueblo de Israel. Tan pronto como el sacerdote mataba al animal, lo hacía manifiesto en el lugar del sacrificio y le declaraba a la multitud que esperaba “terminado es” en hebreo. En este sacrificio, todos los pecados de Israel se colocaban simbólicamente en el cordero que era matado y castigado en su lugar. Sin embargo, la Biblia enseña que este sistema de sacrificio nunca fue realmente completo o terminado porque el sacrificio del cordero era imperfecto y temporal. Pero cuando Jesús murió en la cruz, se convirtió en el sacrificio perfecto y terminado para todo pecado. El libro de Hebreos describe cómo Jesús fue el último Cordero de Dios y por su sacrificio, el trabajo del perdón fue finalmente completo.

Hebreos 9:12, 26 Con su propia sangre —no con la sangre de cabras ni de becerros— entró en el Lugar Santísimo una sola vez y para siempre, y aseguró nuestra redención eterna. … Si eso hubiera sido necesario, Cristo tendría que haber sufrido la muerte una y otra vez, desde el principio del mundo; pero ahora, en el fin de los tiempos, Cristo se presentó una sola vez y para siempre para quitar el pecado mediante su propia muerte en sacrificio.

Así que al decir “terminado es”Jesús estaba señalándole al mundo judío que no había más necesidad de sacrificios o templos, ya que su trabajo dio cumplimiento final a lo que presagiaba su sistema de sacrificios.

Tetelestai – El trabajo está completado

En los tiempos del Nuevo Testamento, cuando un empleado había completado un día de trabajo o terminado un proyecto, le decía a su jefe “tetelestai.” Esta era una señal de que lo que fuera que le asignaron a hacer ahora había sido completado . Del mismo modo, cuando un artista completaba una obra de arte, tendría un momento de revelación donde iba a declarar “tetelestai.” Esto también era una señal de que su obra maestra estaba completa. No más retoques o ajustes son necesarios, el trabajo está hecho. Cuando Jesús vino a este mundo, nos dijo lo que su trabajo era: proporcionar la salvación a un mundo perdido y roto.

Lucas 19:10 Pues el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar a los que están perdidos.

Por lo que en sus últimas palabras, Jesús estaba comunicando que el trabajo por el cual vino se llevó a cabo. La tarea de ganar la salvación del mundo se completó en su obra en la cruz. No hay más adiciones o ajustes necesarios – se completó la salvación.

Tetelestai – La deuda ha sido cancelada

Quizás el uso más común de “tetelestai” en tiempos de Jesús estaba en la recolección de deudas. Cuando una persona finalmente pagaba por completo un préstamo se emitía un recibo que era sellado con la palabra “tetelestai” lo que significa que su deuda ahora estaba paga en su totalidad. Esta era la verificación de que ya no eran responsables de nada de esa deuda, que todo lo que debían fue pagado por completo y de forma permanente. La Biblia dice que nuestro pecado crea una deuda con Dios, y un pecado que nunca podríamos pagar por nuestra cuenta. Pero cuando Jesús murió, él estaba pagando nuestra deuda de pecado de una vez por todas. Una vez más, el libro de Hebreos describe la finalidad del pago de Jesús por nuestro pecado.

Hebreos 10:12-13, 18 pero nuestro Sumo Sacerdote se ofreció a sí mismo a Dios como un solo sacrificio por los pecados, válido para siempre. Luego se sentó en el lugar de honor, a la derecha de Dios. Allí espera hasta que sus enemigos sean humillados y puestos por debajo de sus pies.Y cuando los pecados han sido perdonados, ya no hace falta ofrecer más sacrificios.

Consumado es

Todos estos matices de tetelestai convergen juntos para comunicar una hermosa verdad – que Jesús completó la obra de la salvación de una vez por todas. Esto significa que no depende de nosotros añadir ni completar ni finalizar algo cuando se trata de nuestra salvación – Jesús lo hizo todo. Así que ahora, cuando hemos puesto nuestra confianza en la obra terminada de Jesús, podemos descansar en la confianza de nuestra salvación y buscar a Dios con todo nuestro corazón.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Crees que las últimas palabras de Jesús tienen más peso que las palabras de otras personas? ¿Por qué o por qué no?
  4. ¿Por qué crees que Dios instituyó un sistema de sacrificios que implicaba matar animales para expiar el pecado en el Antiguo Testamento? ¿Por qué este sistema nunca pudo quitar plenamente los pecados de la gente?
  5. Lee Lucas 9:12-16. ¿Cuáles son algunas ideas sobre el sacrificio de Jesús que este pasaje enseña?
  6. Lee Lucas 19:10. Describe en tus propias palabras la misión a la que fue llamado Jesús? ¿Podría alguien más en la historia llevar a cabo esta misión? ¿Por qué o por qué no?
  7. ¿De qué manera nuestro pecado crea una “deuda” con Dios? ¿Por qué podemos no pagar esa “deuda” por nuestra cuenta?
  8. ¿Cómo funciona el sacrificio de Jesús pagó una deuda que nosotros acumulamos?
  9. ¿Cuáles son las implicaciones prácticas para el hecho de que la obra de salvación está completa? ¿Cómo vas a vivir tu vida de otra manera conociendo esta verdad?
  10. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: