Fe y Crecimiento

00a

Lo has oído, todo el mundo quiere paz. Pero cuando miramos al mundo, encontramos sociedades fracturadas y personas en guerra entre sí. ¿Es la lucha por la paz tan sólo el sueño de un poeta?

Ir a las preguntas

Esta es la lección 4 de 6 en la serie EnriquéceteVer también la Edición Infantil y la Edeción Juvenil  de esta serie.



En su canción “Imagine” John Lennon nos pide que:

Imagínate a todas las personas

viviendo la vida en paz

La paz ha sido la esperanza de poetas, compositores, políticos y de la gente común desde el principio del tiempo. Ya sea que estás hablando de la paz entre las naciones, tribus, etnias, o dentro de las familias, la gente quiere la paz. Pero cuando miras al mundo que nos rodea, no encuentras paz. Encuentras sociedades fracturadas y personas en guerra entre sí mismas. Y de nuevo, esta es una cuestión personal, ya que ni siquiera podemos encontrar la paz en el trabajo, con amigos, o en nuestros propios hogares. ¿Es esta búsqueda de la paz solamente el sueño de un poeta? El libro de Efesios nos muestra el plan de Dios para la paz para cada uno de nosotros.

Tendemos a pelear con las personas que son diferentes a nosotros

Sin embargo, antes de que podamos experimentar la paz, necesitamos entender nuestro problema como humanos. Tendemos a no llevarnos bien con los que no son igual a nosotros. La Biblia tiene muchos ejemplos de esto: hermanos enfrentados como Jacob y Esaú, prejuicios raciales como el odio de Egipto hacia Israel o la falta de voluntad de parte de Jonas para ayudar a Nínive y el disgusto de los judíos por los gentiles que claramente se vio cuando Pedro se negó a comer con los gentiles (Gálatas 2:11-16).

Por supuesto que esto no era sólo un problema de hace 2000 años. Estados Unidos, nuestro país está dividido racialmente y políticamente. El progreso de la sociedad sólo ha traído una mayor fractura de la sociedad. Aun entre los cristianos, ha habido prejuicios raciales. Probablemente hemos experimentado esto personalmente. ¿En qué tipo de personas desconfiamos? ¿Quién te cae como tropezón en ayunas? ¿Cómo tratas a esas personas?

La paz comienza con tu relación vertical

En la Biblia, Dios ofrece Su plan para la paz. Pero no comienza con un llamado a una conferencia de paz. Dios no sólo quiere llevar ambas partes a la mesa de negociación. En cambio, Dios quiere que nos miremos a nosotros mismos.

Efesios 2:11-12 No olviden que ustedes, los gentiles,[a] antes estaban excluidos. Eran llamados “paganos incircuncisos” por los judíos, quienes estaban orgullosos de la circuncisión, aun cuando esa práctica solo afectaba su cuerpo, no su corazón.12 En esos tiempos, ustedes vivían apartados de Cristo. No se les permitía ser ciudadanos de Israel, y no conocían las promesas del pacto que Dios había hecho con ellos. Ustedes vivían en este mundo sin Dios y sin esperanza,

Dios pide a los cristianos que quieren encontrar paz que recuerden lo que Él ha hecho en sus vidas. Efesios explica cómo cada persona se había perdido en su pecado. Y los gentiles (los no-judíos) se encontraban en una situación peor debido a que no conocían a Dios, y no tenían la ley de Dios, y ni siquiera conocían al Dios verdadero. Sin embargo, por medio de Jesucristo hemos encontrado la paz (Efesios 2: 13-14). Jesús nos ofrece una verdadera paz. La Biblia representa la paz como una sensación de plenitud y bienestar del alma. Es la paz que trasciende tus circunstancias y sobrepasa a tu poder.

La paz se extiende a tus relaciones horizontales

Una vez que hayas experimentado la paz que Cristo puede darte, tú  puedes extender esa paz a los demás.

Efesios 2:14 (NVI) Porque Cristo es nuestra paz: de los dos pueblos ha hecho uno solo, derribando mediante su sacrificio el muro de enemistad que nos separaba,

Este versículo se está refiriendo a la división antigua que existía entre los judíos y los gentiles. Estos dos grupos separados se hicieron en un nuevo cuerpo a través de Jesucristo (Efesios 2:15-16). Este poder del Evangelio hace que sea posible que nos reconciliemos con todos. También hace posible que aceptemos a las personas o clases de personas con las que por naturaleza estaríamos en guerra. Con la ayuda de Dios, puedes ser una persona que trae paz y ofrece perdón porque Jesús te ha perdonado.

Preguntas de discusión:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Estás de acuerdo con cualquiera parte del video? ¿Qué saltó a la vista?
  3. ¿Cuáles son algunas de las alegrías y dificultades de hacer amistades con personas que vienen de una cultura o trasfondo diferente al tuyo? Comparte algunos ejemplos específicos de tu propia vida.
  4. ¿Por qué es difícil llevarse bien con personas que son diferentes a nosotros, o vienen de un fondo diferente al nuestro?
  5. Lee Efesios 2:11-12. ¿Qué es un gentil en este versículo? ¿Por qué era importante la circuncisión para el pueblo judío? Haz una lista de todas las desventajas que los gentiles tenían de acuerdo con estos versículos.
  6. Lee Efesios 2:13. ¿Qué crees que significa que los cristianos están “unidos con Cristo”? ¿Cómo esto invierte la situación en la que estaban los gentiles de los versículos 11-12?
  7. Lee Efesios 2:14. ¿Cómo el mensaje de este versículo deshace la hostilidad racial entre judíos y gentiles que era común en Efesios?
  8. ¿Qué les dice el versículo 14 a los grupos de personas que no se quieren en 2016?
  9. Después de escuchar este mensaje, ¿cuánto crees que le importa a Dios la paz entre diferentes pueblos y grupos?
  10. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

 

HERRAMIENTAS MINISTERIALES: