Fe y Crecimiento, Biblia y Teología

¿Alguna vez has oído a alguien explicar una escritura y te preguntas: “¿Es eso verdaderamente lo que la Escritura quiere decir?”

Ir a las preguntas

Este tema es una adaptación de The Beat de Allen Parr canal de YouTube.

“Contexto” es una palabra que a menudo surge en los estudios de la Biblia, pero ¿qué significa leer la Biblia en su contexto original? Allen Parr explica cinco pasajes de la Biblia que a menudo se toman fuera de contexto y cómo podemos entender mejor no sólo estos pasajes, pero toda nuestra Biblia, aprendiendo a prestar mucha atención al estudiar las Escrituras.

Mateo 7:1 – “No juzguen a los demás, y no serán juzgados

Esta frase de Jesús frecuentemente mal citada se suele utilizar para demostrar que nadie tiene el derecho de juzgar a nadie por ninguna razón. “Sólo Dios puede juzgarme.” Es una forma religiosa de decir “no te metas en lo que no te importa.”

Esto no es el mensaje que Jesús quiso transmitir en absoluto. Lo sabemos por otros pasajes de la Biblia que no sólo fomentan, pero mandan a los cristianos a pasar juicio.

1 Corintios 5:11 Lo que quise decir es: no se relacionen con ninguno que afirma ser creyente[a] y aun así se entrega al pecado sexual o es avaro o rinde culto a ídolos o insulta o es borracho o estafador. Ni siquiera coman con esa gente.

El verdadero mensaje de Mateo 7:1 es que al juzgar, no debemos ser hipócritas. No hay que juzgar a los demás sin examinarnos a nosotros mismos y estar dispuestos a cambiar nosotros mismos (Mateo 7:5). No podemos perdonarnos a nosotros mismos al mismo tiempo que condenamos a otros, porque todos quedamos corto a la altura de la santidad de Dios (Romanos 3:23).

[Relacionado: Juzgar vs no juzgar | Versus #1]

Santiago 1:2 – “Cuando tengan que enfrentar cualquier tipo de problemas, considérenlo como un tiempo para alegrarse mucho

Este versiculo se utiliza a menudo para sugerir que se supone que siempre debemos responder con gozo, incluso si algo terrible sucede. Si bien es correcto mantener una perspectiva divina incluso cuando golpea la tragedia, Santiago no nos está regañando por experimentar emociones humanas reales. Si Jesús lloró por la muerte de Lázaro (Juan 11:35), nosotros también podemos sentir dolor.

Al leer los cuantos versículos que siguen después de Santiago 1:2, nos enteramos de lo que está pasando aquí.

Santiago 1:2-4 Amados hermanos, cuando tengan que enfrentar cualquier tipo de problemas, considérenlo como un tiempo para alegrarse mucho 3 porque ustedes saben que, siempre que se pone a prueba la fe, la constancia tiene una oportunidad para desarrollarse. 4 Así que dejen que crezca, pues una vez que su constancia se haya desarrollado plenamente, serán perfectos y completos, y no les faltará nada.

Las pruebas son difíciles, pero teniendo en cuenta la perspectiva de Dios, finalmente nos llevarán a ser seguidores de Jesús más comprometidos, fieles y maduros. Es por eso que Santiago nos dice que tomemos las pruebas con gozo. No para que no sintamos dolor, sino porque sabemos que en Cristo, Dios hace que todas las cosas trabajen para nuestro bien (Romanos 8:28).

[Relacionado: Niégate a tí mismo para un gozo mayor]

Mateo 18:20 – “Donde se reúnen dos o tres en mi nombre

¿Es la oración más poderosa con más gente? No necesariamente. Dios es Omnipresente y Omnisciente. Él está con nosotros si estamos solos o rodeados por otros cristianos. Él nos oye en todo momento y nos ama lo mismo, no importa donde estemos.

El contexto más amplio de Mateo 18:20 es Mateo 18:15-20, describe a los creyentes que pecan contra otros dentro de la comunidad y de cómo buscar la reconciliación. Mateo 18:20 es más probable Volviendo a Mateo 18:16.

Aunque no hay nada malo en desear las oraciones de otros creyentes, debemos tener cuidado a comenzar creyendo que Dios será tocado más  a actuar porque estamos con más gente. Jesús responde a todas las oraciones de una manera u otra, y lo más importante es que sometamos nuestras oraciones a su voluntad (1 Juan 5:14-15).

Romanos 4:17 – “Habla esas cosas que no son como si fueran”

¿Puedes asegurar tu propio destino simplemente “hablándolo”? No. Esto no sólo es una falsa enseñanza llamada la enseñanza “del evangelio de la prosperidad” o “salud y riqueza”, sino que no es en absoluto de lo que Romanos 4:17 está hablando.

Romanos 4:17 A eso se refieren las Escrituras cuando citan lo que Dios le dijo: “Te hice padre de muchas naciones”. Eso sucedió porque Abraham creyó en el Dios que da vida a los muertos y crea cosas nuevas de la nada.

Romanos 4:17 no está ordenando a los cristianos a hablar, y no nos está ofreciendo una fórmula mágica por la cual podemos hacer que Dios nos dé lo que queramos. Está diciendo que Dios tiene el poder de hablar las cosas a la existencia, y el punto que está enfatizando es que Abraham tuvo suficiente fe para creer en Dios, que fue cómo supo que Dios proveería un heredero, incluso después de que Dios le mandó a sacrificar a su hijo Isaac (Génesis 22). Esto evidencia el poder soberano de Dios. Realmente puede hacer todas las cosas – Abraham creyó esto, y así debemos hacerlo nosotros.

[Relacionado: 5 herejías comunes de hoy en día]

Isaías 53:5 (RVA) – “Por su llaga fuimos nosotros curados.

No estamos exentos de las enfermedades simplemente porque Jesús murió por nosotros. Esto no sólo es contradictorio por el simple hecho de que los cristianos se enferman, sino que también contradice las partes posteriores del Nuevo Testamento. Después de que Jesús ascendió al cielo en Hechos 1, sus discípulos comenzaron a difundir la buena noticia de Su resurrección. Sin embargo, ellos sufrieron naufragios, fueron golpeados, encarcelados, infectados con enfermedades, mordidos por serpientes, e incluso martirizados. Obviamente, entonces, Isaías 53 no nos está enseñando que debido a que Jesús murió por nosotros, no vamos a enfermarnos siempre y cuando oremos lo suficiente.

La palabra hebrea para “curar” en Isaías ( “Rapha;” רפא) nunca se refiere a la curación física en el libro de Isaías, aunque la palabra en otros lugares se utiliza para referirse a la curación física. Se trata de una pieza de evidencia que muestra que debemos tener cuidado con la forma en que interpretamos el uso de esta palabra en Isaías.

En segundo lugar, el contexto inmediato de Isaías 53:5 aclara que esta curación a la que se refiere es espiritual, no física. Este es un ejemplo de un dispositivo poético hebreo llamado “paralelismo”. El autor humano se repite utilizando sinónimos para enfatizar un punto fuerte. Los cuatro paralelos en este versículo comienzan con un verbo de sufrimiento físico y concluye con una referencia al estado de pecado humano. Una versión parafraseada de este texto podría leerse, “Él fue traspasado por nuestras transgresiones; fue molido por nuestras iniquidades. Su castigofue para que pudiéramos tener paz. Por su llaga fuimos nosotros curados.” En el contexto, ‘curar’ viene después de declaraciones sobre el pecado y la paz con Dios.

Por último, el apóstol Pedro entiende este texto como una referencia a la curación espiritual.

1 Pedro 2:24 Él mismo cargó nuestros pecados sobre su cuerpo en la cruz, para que nosotros podamos estar muertos al pecado y vivir para lo que es recto. Por sus heridas, ustedes son sanados.

El contexto del pasaje indica que la curación que aquí hay es una referencia a la curación espiritual que recibimos en Cristo cuando somos perdonados de nuestros pecados gracias a la forma en que sufrió por nosotros en la cruz. Esto no es una frase garantizando que los cristianos gozarán de un estado perfecto de salud.

El contexto manda
Los cinco versículos mencionados aquí no son de ninguna manera los únicos fuera de contexto, pero sirven como una lección para el estudio de la Biblia en general. Al poner la Escritura dentro de su contexto adecuado, podemos reducir a lo más mínimo los errores y asegurarnos que estamos explicando correctamente la Palabra de verdad (2 Timoteo 2:15).

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Cuál es un versículo de la Biblia que has oído fuera de contexto? ¿Cómo fue sacada de contexto? ¿Cuál fue el resultado?
  4. Describe las formas en que interpretas a las personas, libros, la internet y a los medios de comunicación dentro de sus contextos en tu vida cotidiana.
  5. ¿Por qué es importante estudiar la Biblia contextualmente?
  6. Explica la diferencia entre entender la Escritura y en aplicarla. Da un ejemplo de alguien que hace lo uno sin hacer lo otro.
  7. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

ENLACES Y DESCARGAS