Fe y Crecimiento, Biblia y Teología

¿Por qué la Biblia merece nuestra atención más que cualquier otro libro antiguo?

Ir a las preguntas

Esta es la parte 2 de 5 en la Serie Descubriendo la Biblia.


Para la campaña de Descubriendo la Biblia, los grupos de conexión deberían usar esta conversación: ¿Qué es la Biblia? – en lugar de la recapitulación del sermón.

De la serie Cómo leer la Biblia.

[Ir al tema: La gran historia de la Biblia]


Si eres un seguidor de Jesús, debes dejar que la Biblia tenga la última palabra en tu vida. Pero ten en cuenta estas estadísticas: el 90 por ciento de las personas encuestadas que asisten a la iglesia dicen que desean honrar a Dios en sus vidas diarias, pero sólo el 45 por ciento dice que, efectivamente, leen sus Biblias al menos una vez a la semana. ¡Eso es una locura! Pero es la realidad para muchos cristianos de hoy en día. Ya nadie lee su Biblia. Así que vamos a pasar a la segunda carta de Pablo a Timoteo una auto-revisión.

2 Timoteo 3:16-17 Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto. Dios la usa para preparar y capacitar a su pueblo para que haga toda buena obra.

Este pasaje eterno nos da tres verdades acerca de la Palabra de Dios.

La Biblia es la Palabra única y autoritaria de Dios
Cuando lees la Biblia, no sólo estás leyendo las palabras de los sabios, los sacerdotes, los profetas, los reyes y los filósofos. Son las palabras de Dios. Así que no es que la Biblia tenga algo de verdad en ella, o sólo te transmite una sensación de lo que Dios quisiera que nosotros creamos. No, todas las palabras individuales que fueron escritas originalmente en la Biblia fueron inspiradas por Dios mismo. El apóstol Pedro lo deja bien claro:

2 Pedro 1:20-21 Sobre todo, tienen que entender que ninguna profecía de la Escritura jamás surgió de la comprensión personal de los profetas ni por iniciativa humana. Al contrario, fue el Espíritu Santo quien impulsó a los profetas y ellos hablaron de parte de Dios.

Así es exactamente como Jesús entendió la Escritura. A lo largo de su vida, Jesús citó o hace referencia al Antiguo Testamento. Y lo hizo, alegando que era la misma palabra de Dios, incluso cuando esta es dicha claramente por Moisés (ver Marcos 7: 9-13). Y si Jesús cree que es la Palabra de Dios, también nosotros debemos de creerlo.

[Relacionado: ¿Por qué es la Biblia confiable?]

La Biblia corrige nuestra manera equivocada de pensar
La Biblia no se limita a enseñarnos la verdad acerca de Dios, sino que también nos ayuda a pensar de la manera correcta. La mayoría de nosotros somos propensos a tener pensamientos erróneos, y no fue diferente en la iglesia del primer siglo. Es por eso que Pablo escribió estas palabras:

2 Timoteo 3:16 Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto.

Al igual que en los días de Timoteo, los cristianos hoy en día están plagadas de una gran cantidad de malas ideas. El mundo nos dice que sigamos nuestros corazones y encontremos nuestra propia verdad. La Biblia ofrece algo más valioso: la verdad eterna que realmente transforma nuestras vidas.

Romanos 12:2 No  imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.

[Relacionado: Cinco herejías comunes de hoy en día]

La Biblia te lleva a una vida buena
El objetivo de la Palabra de Dios no es solo para enseñar un montón de curiosidades sobre la Biblia y la teología. ¡No entras en el cielo al pasar un examen de la Biblia! Sin embargo, en base a la forma en que algunos cristianos leen la Biblia, podría pensarse que es el objetivo final. Según 2 Timoteo, la Biblia está destinada a equiparnos para una “buena obra” (o sea un trabajo bueno” en la vida real y en las acciones cotidianas,

2 Timoteo 3:17 Dios la usa para preparar y capacitar a su pueblo para que haga toda buena obra.

Esto no está hablando de una buena vida de la forma en que nuestra cultura la define. De acuerdo con Jesús, una buena vida se trata de vivir con una misión y hacer un impacto en este mundo.

Y sólo se puede hacer eso si dejas que la Biblia tengan la última palabra.

[Relacionado: Confía en tus instrumentos]

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. En promedio, ¿Con qué frecuencia lees la Biblia cada semana? ¿Cuáles son los obstáculos que te impiden leerla más?
  4. Lee 2 Timoteo 3:16. ¿Qué significa que la Biblia es “inspirada?”
  5. Da un ejemplo de cómo permites que la Biblia tenga la autoridad en tu vida.
  6. Mira 2 Timoteo 3:16 de nuevo. Comparte acerca de un momento en el que algo de la Biblia te abrió los ojos a lo correcto e incorrecto.
  7. Lee 2 Timoteo 3:17. Nombra una “buena obra” a la cual la Biblia te ha equipado a hacer. ¿Has estado haciéndola? ¿Por qué o por qué no?
  8. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: