Fe y Crecimiento, Biblia y Teología

El poder y la sabiduría de la Biblia tomar forma en nuestras vidas cuando hacemos el esfuerzo de aprender y vivirlo.

Ir a las preguntas

Esta es la parte 4 de 5 en la Serie Descubriendo la Biblia.


Para la campaña de Descubriendo la Biblia, los grupos de conexión deberían usar esta conversación: 6 Consejos para leer la Biblia – en lugar de la recapitulación del sermón.

De la serie Cómo leer la Biblia.

[Ir al tema: 6 Consejos para leer la Biblia]


¿Sabías que los cristianos no siempre han tenido acceso a la Biblia? Durante la Edad Media, ¡el cristiano promedio probablemente nunca vio una Biblia en su propio idioma! Sin embargo, en Estados Unidos hoy tenemos varias Biblias en nuestros hogares pero no las valoramos y ni la leemos. En este tema, solucionemos ese problema y saquémosle el mayor provecho a la Biblia en sólo cinco pasos.

Paso #1: Léela
Aquí tienes un hábito que puedes comenzar incluso hoy mismo: solo lee la Biblia, aunque sea por cinco minutos al día. Lee con cuidado y atención. Léela para comprender, pero también para encontrarte con Dios y escuchar de él. Prueba con un plan de lectura. Toma apuntes a medida que lees y haces buenas preguntas.

La lectura de escritura fue un requisito que Dios les dio a los reyes en el antiguo Israel.

Deuteronomio 17:18-19  “Cuando se siente en el trono a reinar, deberá producir una copia de este conjunto de instrucciones en un rollo, en presencia de los sacerdotes levitas. Tendrá esa copia siempre consigo y la leerá todos los días de su vida. De esa manera, aprenderá a temer al Señor su Dios al obedecer todas las condiciones de esta serie de instrucciones y decretos.

Hoy en día, leer la Biblia no es un privilegio reservado para los reyes. Cada seguidor de Dios puede hacer que sea un hábito diario.

Paso #2: Medita en ella
Para llevar tu lectura de la Biblia al siguiente nivel, aprende a meditar en ella – es decir, reflexiona deliberadamente en un pasaje de la Escritura.  Esta meditación NO es como la práctica de la meditación del Hinduismo o la Nueva era que dice que hay que vaciar la mente, sino al contrario, se trata de llenar la mente con la Palabra de Dios. Es pensar deliberadamente en un versículo. Toma lo que lees e internalízalo. Conviértelo en una oración. Trata de recitarla palabra por palabra. La meditación de la Escritura ayuda a que los conceptos bíblicos penetren en tu pensamiento y actitud.

Moisés dio a Josué el siguiente consejo antes de darle el liderazgo sobre la nación de Israel:

Josué 1:8 Estudia constantemente este libro de instrucción. Medita en él de día y de noche para asegurarte de obedecer todo lo que allí está escrito. Solamente entonces prosperarás y te irá bien en todo lo que hagas.

Lo que era cierto en los días de Josué sigue siendo cierto para nosotros hoy en día. Una meditación cuidadosa de la Palabra de Dios nos traerá una vida rica y satisfactoria.

[Relacionado: La Biblia como literatura judía meditación | Cómo leer la Biblia #4]

Paso #3; Memorízala
Ayuda memorizar las escrituras para poder meditarla. Cualquier persona puede memorizar; de hecho, ¡lo hacemos todo el tiempo! ¿Te sabes tu dirección? ¿Qué hay de tu número teléfonico? ¿Cuánto más valiosa es la Palabra de Dios? Es por eso que el escritor de Proverbios desafió a sus lectores a memorizar:

Proverbios 7:2-3 ¡Obedece mis mandatos y vive! Guarda mis instrucciones tal como cuidas tus ojos. Átalas a tus dedos como un recordatorio; escríbelas en lo profundo de tu corazón.

[Relacionado: ¿Cuál es una manera sencilla de memorizar las Escrituras?]

Paso #4: Estúdiala
Hay un mucho que coincide entre los pasos anteriores, y esta no es una excepción. “Estudiar” la Palabra de Dios es esforzarse más cuidadosa y deliberadamente en la lectura. Es cuando uno profundiza en el significado y examina los detalles. Trata de pensar más detenidamente acerca de cómo el pasaje encaja en la Biblia como un todo, o incluso en tu vida. En la iglesia primitiva, los de Berea fueron elogiados por esto.

Hechos 17:11 Los de Berea tenían una mentalidad más abierta que los de Tesalónica y escucharon con entusiasmo el mensaje de Pablo. Día tras día examinaban las Escrituras para ver si Pablo y Silas enseñaban la verdad.

Hoy en día hay una variedad de herramientas para el estudio de la Biblia, pero el lugar más simple para comenzar es con un estudio bíblico de calidad.

[Relacionado: Cómo estudiar la Biblia para principiantes | 5 Consejos para principiantes]

Paso #5: Aplícala
El mayor peligro en el estudio de la Biblia es que te llenas la cabeza con la verdad, pero nunca cambia tu vida. Hay estudiosos brillantes de la Biblia que estudian las Escrituras a un alto nivel académico, pero ni siquiera conocen a Dios. Puedes saber mucha Biblia sin ser realmente maduro en tu fe. Es por eso que no podemos quedarnos solo en el estudio de la Biblia. Si deseas sacarle el mayor provecho a la Biblia, no solo la leas o memorízala o incluso estúdiala. Aplícala a tu vida diaria.

Santiago 1:22 No solo escuchen la palabra de Dios; tienen que ponerla en práctica. De lo contrario, solamente se engañan a sí mismos.

Siempre habrá obstáculos que te impediran leer y aplicar la Biblia. Pero recuerda: el poder y la sabiduría de la Biblia toman forma en nuestras vidas cuando hacemos el esfuerzo de aprenderla y vivirla. Así que descubre la Biblia en tu propia vida, y conectate con un grupo o mentor para compartir lo que estás aprendiendo e indagar más profundo de todo corazón en una búsqueda de Dios.

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Cuántas Biblias tienes en tu casa? ¿Cuántas de ellas has abierto en el último año?
  4. Lee Josué 1:8. ¿Alguna vez has tratado de meditar en las Escrituras? Si es así, ¿cómo te fue?
  5. ¿Cuántos versículos bíblicos te has memorizado? ¿Cómo impactaría tu vida si duplicaras ese número?
  6. Lee Hechos 17:11. ¿Cuál es la diferencia entre leer la Biblia y estudiarla?
  7. ¿Conoces a alguien que parece que realmente sabe la Biblia pero todavía lucha para aplicarla? ¿Dónde crees que está la desconexión?
  8. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

Herramientas ministeriales: