Vida y Relaciones, Noticias y Cultura

El matrimonio homosexual es un tema muy controversial y ha sido aprobado por la Corte Suprema. Pero, ¿cómo deberían los cristianos pensar en ello?

Ir a las preguntas

Este tema es una adaptación del canal de YouTube ¿Qué dice la Biblia?

Cada cristiano debe luchar con el tema del matrimonio gay y tomar una decisión basada en la verdad, no sólo en los medios de comunicación y en una visión del mundo secular. Aquí hay cinco cosas a considerar:

#1 La Biblia define el matrimonio
Dios creó al ser humano ya sea hombre o mujer:

Génesis 2:5 Los creó hombre y mujer, y los bendijo y los llamó “humanos”.

Estés de acuerdo con la Biblia o no, ésta claramente define el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer para toda la vida.

Génesis 2:18, 24  Después, el Señor Dios dijo: “No es bueno que el hombre esté solo. Haré una ayuda ideal para el”…Esto explica por qué el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su esposa, y los dos se convierten en uno solo.

No hay tres, cuatro o más géneros. Segun la Biblia, solo hay dos géneros: hombre y mujer. Nadie a nacido de una union que no fuera de un hombre y una mujer. Por naturaleza, solo las parejas hererosexuales pueden reproducirse y tener hijos.

Romanos 1:27 (NVI) Así mismo los hombres dejaron las relaciones naturales con la mujer y se encendieron en pasiones lujuriosas los unos con los otros. Hombres con hombres cometieron actos indecentes, y en sí mismos recibieron el castigo que merecía su perversión.

Un ejemplo de esto se haya en la historia de Lot y Sodoma, ciudad que fue destruida con fuego y azufre. Una de las razones por las que fueron destruidas fue por la perversión sexual tan grande que había. Cuando los angeles que Dios había enviado entraron en la casa de Lot, la Biblia dice que todos los hombres, desde el más joven al más viejo, rodearon la casa exigiendo a Lot que se los entregaran para acostarse con ellos:

Génesis 19:4-5 (NVI) …Llamaron a Lot y le dijeron: ―¿Dónde están los hombres que vinieron a pasar la noche en tu casa? ¡Échalos afuera! ¡Queremos acostarnos con ellos!

Había  tanta perversión en esa ciudad, que Jesús mismo uso este ejemplo en Lucas 17:28 para avisarnos que en estos ultimos tiempo estaríamos como en aquellos días: con tanto pecado sexual.

#2 La Biblia define el pecado
La Biblia deja en claro lo que está bien y lo qué está mal. En cuanto al tema de la sexualidad, hay poco lugar a interpretaciones erróneas.

1 Corintios 6:10 (DHH) ¿No saben ustedes que los que cometen injusticias no tendrán parte en el reino de Dios? No se dejen engañar, pues en el reino de Dios no tendrán parte los que se entregan a la prostitución, ni los idólatras, ni los que cometen adulterio, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los que roban, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los ladrones.

Esto deja bien en claro que el homoxecualimso es un pecado y como cualquier otro pecado nos aleja de Dios y no nos permite entrar en el cielo. No hay manera de negociar esta clase de pecado como dice Romanos.

Romanos 1:25-27 Cambiaron la verdad acerca de Dios por una mentira. Y así rindieron culto y sirvieron a las cosas que Dios creó pero no al Creador mismo, ¡quien es digno de eterna alabanza! Amén. Por esa razón, Dios los abandonó a sus pasiones vergonzosas. Aun las mujeres se rebelaron contra la forma natural de tener relaciones sexuales y, en cambio, dieron rienda suelta al sexo unas con otras. Los hombres, por su parte, en lugar de tener relaciones sexuales normales, con la mujer, ardieron en pasiones unos con otros. Los hombres hicieron cosas vergonzosas con otros hombres y, como consecuencia de ese pecado, sufrieron dentro de sí el castigo que merecían.

#3 La buena noticia es que Dios puede cambiar
Dios puede cambiar y perdonar. Después de que Pablo presenta los versículos anteriores, dice lo siguiente: en

1 Corintios 6:11 Algunos de ustedes antes eran así; pero fueron limpiados; fueron hechos santos; fueron hechos justos ante Dios al invocar el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios.

Esto muestra que había cristianos que antes eran homosexuales, pero que Dios había obrado un cambio magnifico en ellos. El homoxesualismo, al igual que la pornografia y otros pecados sexuales son cadenas que Satanás pone en las personas pero que Cristo puede romper.  

#4 Podemos amar a la gente sin estar de acuerdo con ellos
Jesús nos llama a amar a Dios y amar a los demás. Nosotros los cristianos debemos estar en contra de la homofobia, discriminación y desprecio hacia otros. Los cristianos de hoy debemos estar firmes en nuestras convicciones bíblicas sin ser groseros y sin odiar a nadie. Dios ama a todos y lo mostró muriendo por nosotros aun cuando todavía éramos pecadores (Romanos 5:8).

#5 Debemos compartir nuestros valores
Muchos cristianos tienen miedo de compartir lo que creen por temor a que se tome como un discurso del odio. Pero al igual que los que tienen una visión del mundo secular pueden compartir sus valores libremente en la sociedad, los cristianos pueden – y deben – compartir sus valores bíblicos con cualquiera que le escuche. La voluntad de Dios es que todos nos arrepintamos de nuestros pecados.

2 Pedro 3:9 En realidad, no es que el Señor sea lento para cumplir su promesa, como algunos piensan. Al contrario, es paciente por amor a ustedes. No quiere que nadie sea destruido; quiere que todos se arrepientan.

No hay que esperar ser perfectos para venir a Jesús. ¡Ven a él así como eres! No hace falta que salgas del closet sí no sal de la cárcel espiritual donde te encuentras. ¡Jesús te quiere hacer libre!

Preguntas para comentar:

  1. Preparación: Ver el video juntos o invita a alguien para resumir el tema.
  2. ¿Cuál es tu reacción inicial al video/artículo? ¿Está de acuerdo con alguna parte? ¿Qué  saltó a la vista?
  3. ¿Qué has oído acerca del debate sobre el matrimonio gay? ¿Cuál fue tu reacción inicial? ¿Cuál fue la reacción de algunos de tus amigos?
  4. En tus propias palabras, describe la diferencia entre un punto de vista bíblico y una visión del mundo secular. ¿Cuál tienes, y por qué?
  5. ¿Estás de acuerdo en que la Biblia debe definir el pecado? ¿Por qué o por qué no?
  6. ¿Por qué crees que queremos llegar a Dios en nuestros propios términos? Describir un momento en que luchaste con los términos de Dios en tu vida.
  7. ¿Cómo se puede pensar y hablar sobre este tema sin ser grosero u odioso?
  8. Llévatelo: Escribe una medida de acción personal basada en esta conversación.

ENLACES Y DESCARGAS